Los Dioses de la Agricultura: Mitos y Leyendas

La agricultura tiene mucho que ver son la magia, con curar un mal de ojo, los amarres y son los Dioses de la agricultura y eso es lo que nos conoceremos hoy. Desde siempre el hombre, ha mirado el cielo son miedo y admiración, siempre buscando respuesta a los orígenes del ser, el verdadero nacimiento de la vida.

Los dioses, le daban herramientas al hombre para desarrollarse, la agricultura es una especie ferial de petición agradecimiento y mucha magia. 

La relación nace de la absoluta necesidad. Los ciclos de cultivo o la fertilidad de la tierra fueron atribuidos a diosas y dioses. Se le atribuían fuerzas mágicas que para muchos eran inexplicables. No tenían cómo explicar cuando un rayo dañaba toda la cosecha o  cuando era tiempo de recolectar.

A nivel antropológico, prácticamente, todo el desarrollo del ser humano se explica a nivel de religión, no importa en qué parte del mundo te encuentres todo está muy íntimamente ligado con la religión, sea que se hable directamente de Dios o de alguna deidad, siempre hay el componente mítico religioso en todo, la agricultura no escapa de esto. 

Hay un Dios que en un principio quizás bajo a la tierra para dar la mano a los hombres y los utensilios cómo los que eran necesarios para cosechar. Sirve para plantar, cultivar y recoger los frutos de la tierra.

Saber cuando comenzó todo esto es completamente complicado. Los primeros agricultores, fueron los hombres del neolítico, los que primero aprendieron a  ver al cielo y de está forma cambiaron todo lo que conocían hasta el momento. Ellos deseaban que todo lo que tocara la tierra diera grandes frutos.  Ellos llamaban dioses a las  estrellas, a la luna, a la lluvia y el sol, todos estos dioses eran  importantes para el desarrollo saludable de la cosecha. 

Para la fecha aparecen los primeros labradores que comenzaron a trabajar son la tierra y surgió una nueva Diosa, la Diosa Madre tierra, se veneraba con gran celo a esta diosa que era la que prestaba su forma para que los demás dioses juntos le dieron vida a lo que se conoce como cosecha.

Si observamos de cerca las referencias podremos darnos cuenta de que nuestra cultura sigue muy salpicada por diferentes rituales de esa fecha. Si observamos bien somos hijos de un universo multipolar todo influye en el género, en el desarrollo de las nociones básicas. Transmitiendo de generación en generación el gran esplendor de las civilizaciones.

 Se puede decir que la agricultura, no se limitó para nada a las necesidades fundamentales básicas, como comer, también se utilizó para conseguir provisiones medicinales, combustibles, ornamentos y grandes materiales de construcción. Una virtud extraordinaria, entre una hermosa y rica cosmovisión religiosa.  

Lo femenino y lo masculino: en época de Diosas

El culto a las deidades se mantenía ligado con la fecundidad y los roles de masculinidad y feminidad, por eso es normal que todo lo que respecta a la agricultura se ligada a la feminidad

El elemento masculino era la semilla, la tierra y el agua eran el elemento femenino, todo elemento que rodeaba la semilla  para que naciera, todo esto gracias a la energía femenina y juntos eran la vida y el equilibrio.