Cómo construir tu propio huerto en casa

En la actualidad está muy de moda eso de tener huertos en casa, cada día más personas se lanzan en esta apasionante aventura, si te gusta construir tanto como a Dario Piloso, entonces esta actividad te robarán el corazón, en las siguientes líneas te daremos pautas para puedas construir tu propio huerto en casa.

Sembrar, cosechar y trasplantar son las principales tareas de un huerto en casa, pero no son todas, hay muchísimas más.

Siembra del huerto

Como será un huerto pequeño puede hacer un semillero, donde protejas a la planta en sus primeras fases de desarrollo, sin embargo hay quienes se lanzan al cultivo definitivo de una buena vez, pero no es recomendable. Ahora si vas a sembrar zanahorias, habas o rábanos si es mejor que no las trasplanten, pues esta no suelen asimilar bien este proceso.

Ahora para los tomates, cebollas y otras hortalizas, puedes hacer un semillero, así proteges la planta y garantizas su crecimiento, además te permitirá aprovechar mejor el espacio, porque puedes dividir tu sembradío en dos porciones, una para semillero y otra área de desarrollo, así puedes aprovechar bien el espacio.

En el mercado consigues una buena cantidad de semilleros, que van desde los alveolos de plástico, que tienen como ventaja que son reciclables, si se lavan bien. También están los alvéolos de turba, que son bandejas individuales o completas, que son como un tipo de sustrato, por lo que no es necesario sacar el cepellón para trasplantar, sino que se planta el alveolo entero, siendo de mucho menor impacto para las plantas. Existen también las pastillas de turba prensada, semilleros protegidos, eléctricos, reciclados, en fin hay un montón a tu disposición.

Trasplante

Cuando ya tus plantas hayan germinado y tenga varias hojas verdaderas y su altura sea superior al envase donde están, es momento de hacer el trasplante siguiendo varias recomendaciones importantes:

Saca el Cepellón del recipiente, es mejor si un día antes lo dejas bien húmedo, sale más fácil. Una vez lo saques, plántalo en el recipiente definitivo, una vez coloques las plantas en su emplazamiento definitivo, es importa chafar un poco alrededor del tallo, para de esta forma asegurarnos que no quede aire en la bolsa y que este entre a la raíces. Luego que hagas esto debes regar el trasplante de forma abundante, para que se asiente el trasplante y las raíces tengan contacto con la nueva tierra.

Cosecha de frutos en el huerto

Esta es la última tarea, el resultado de tu trabajo, es esperar que las hortalizas estén en su punto y cosecharlas. Recuerda siempre elegir el mejor momento para recolectar los frutos. Cuando se habla de frutas, el mejor momento es cuando están maduros o se tornen de un color rojo brillante.

Los calabacines y pepinos, hay que recolectarlos antes de que maduren y formen la semilla. La gran mayorías de las hortalizas de hoja, como lechugas, espinacas y acelgas nos permitirán irlas cortando sin necesidad de arrancarlas. Este es el resultado de tu trabajo, disfrútalo al 1000%.